Páginas vistas en total

1 de julio de 2014

Sueño #7 Calma

Buenas noches, espero entiendan que el siguiente sueño proviene del un estado emocional que es difícil de encontrar e imposible de mantener, para quienes lo hemos sentido sabemos que es un momento único y que debe ser aprovechado y disfrutado, por que nunca sabemos si volveremos a sentirnos igual. Les dejo el sueño número siete, llamado "Calma". 

Sueño # 7 Calma

Lloraba. Y yo no podía hacer nada, algo me impedía avanzar. Sufría. Mas una palabra no podía pronunciar, gritaba unas miles en mi mente. Caía. Estaba a su lado, siendo un espectador más. Heridas. Inverosímil de lo que ocurría miré sus ojos buscando ayuda, pero la ayuda era necesitada por esos ojos no por los míos. Miedo. Escuchaba atento un relato, lo único en que pensaba era en que ayuda podía ofrecer. Gritaba. Ya no era el ser todopoderoso, era nada buscando ser algo. Golpeaba. Y mis gritos fueron inaudibles, desesperé y quise correr. Cantaba. El himno de la derrota, ¿cantado por quién? Preguntaba. Busqué por algo que no sabía que era, y encontré algo que no buscaba. Miraba. Y entonces lo comprendí, no tenía que hacer nada. Inspiraba. Hice algo que nadie esperaba, y eso era lo único que ambos necesitábamos. Calma. Ahora miro sus ojos, y encuentro en ellos… Calma.

Lord Bastian

Gracias por leerlo.
@S_E_B_S

1 de junio de 2014

El último poema

EL ÚLTIMO POEMA


Te dedicaré un último poema
será largo
tanto que nunca terminaras de leerlo. 

Contaré una historia nunca antes contada
la nuestra,
quizá así logremos entenderla.

Imaginaré que el destino predispuso nuestros caminos
para un día
cruzarlos para nunca más separarlos.

Será la más hermosa que nunca hayas escuchado
culparé
a tu presencia por su belleza.


Sé que algún enamorado dirá que la suya es mejor
pero me pregunto:
¿Habrá muerto ya de amor?

¿Conocerán el amor que existe cuando se odia?

¿Conocerán el odio que provoca el amor?


No esperaba nada ni a nadie
vivía
sin saber que eso no era vida

Un día, aún no sé cuando, tus ojos iluminaban mi día
alegraban 
mi día, los buscaba como Ponce la fuente de la vida.

Tu voz comenzó a recitar melodías
y hacía yo
todo con tal de escuchar más.

Sonreías y mi corazón se detenía
sonreías
y perdido me encontraba buscando tierra en el mar de la felicidad.

Perdí la razón, perdí el sueño, perdí la cordura
perdí todo
pero gané felicidad, amor y miles de sueños.


Lord Bastian


26 de abril de 2014

Memoria Olvidada. "Los Fantasmas siempre regresan"

Hola a todos, antes que nada una breve introducción a esta historia.
Una historia que fue creciendo y tomando forma de maneras que nunca esperé, inspiración de muchos lugares y recuerdos, aún así al darme cuenta que la vida es un ciclo me dí cuenta que de alguna manera o en algún momento regresamos al principio o a algo que se le parece sin embargo pocas veces nos percatamos de ello o lo negamos sin saber el porque, pero entonces solo queda una pregunta que hacer: ¿Podemos finalizar del todo una etapa de nuestra vida o siempre quedará algo que nos lo impida? 
Quizá les debía esta segunda parte, me he dado cuenta, desde hace meses, pero hasta ahora he podido continuar con la historia. Esta es la segunda parte de "Memoria Olvidada" que recibe como nombre "Los Fantasmas siempre regresan" ya se darán cuenta de por que el titulo. Como siempre espero les guste y pues aquí se las dejo.


MEMORIA OLVIDADA
Segunda Parte: Los Fantasmas siempre Regresan



Ahora todo comenzaba a tomar sentido, mis sueños, los flashbacks comenzaban a alargarse, podía distinguir su rostro, esos ojos que me aprisionaron alguna vez a una felicidad inigualable se unían a una sonrisa que enamorándome todos los días consiguió que mi alma la idolatrase, así poco a poco su nombre comenzó a sonar en mis oídos. No debí de haber corrido, ¿ahora dónde estaría?, ¿la volvería a encontrar?

Regresé una semana después al café, sabía que el haber huido había sido lo más estúpido pero estaba espantado ya que hasta ese momento había logrado guardar su recuerdo en sueños y podía vivir sin que su pensamiento me invadiera, podría decir que encontré otros amores… pero ninguno tan profundo… tan… ¿perfecto? El mesero era el mismo que nos había atendido, temeroso y lleno de nervios me le acerqué y le pedí un minuto de su tiempo, me pidió sentarme en una mesa y en poco tiempo me llevo un café. Después de un rato se sentó enfrente y sin que yo dijera una palabra comenzó a hablar, parecía que había leído mi mente pues respondía mis preguntas que nunca formulé.

- Recuerdo cuando venían juntos, juré que durarían muchísimo tiempo. Pero creo que me equivoque, digo un día todo cambio, ya no venían aquí… juntos. Pasaron muchos meses, deje de trabajar aquí, y entonces ella regresó sola. Ahora es trabajo de medio tiempo, pero siempre viene a la misma hora.

No sabía que decir, me quedé dubitativo, había cumplido mi palabra ella sabía que así era o por lo menos cada vez que ella me lo pedía, mi palabra yo le daba y siempre hice lo que pude por cumplirla; pero esta vez significaba olvidarla… a ella.

- ¿Quiere que le pregunte algo?

- No… bueno… olvídelo, muchas gracias.

¿Qué si quería que le preguntara algo? Sí, muchas cosas, quizá solo una… Decidí entonces que tenía que buscarla, saber más, lo necesitaba. Eché a correr, las nubes comenzaban a adueñarse del cielo y en cuestión de segundos los truenos comenzaron a rugir en la lejanía sin embargo mis pies corrían, aún no sé en qué dirección me dirigía, pero entonces caí… y eso es lo último que recuerdo.


Sus ojos eran dagas, se enterraban en su memoria. Inverosímil era el sentimiento. Ninguno lo creía, era el fin, anunciado, esperado, ansiado… pero no lo querían así. Ella lo miraba y él a ella. Pero no a los ojos, ya no más, la fuerza para realizar ese acto valiente de cruzar miradas que provocan un beso había desaparecido. Las lágrimas corrían por sus mejillas, el nudo en sus gargantas los ahogaba, sus pies hacían el mayor esfuerzo por mantenerlos en pie.

- Te olvidaré… lo juro

- ¡Antes lo haré yo!

La última mirada fue fugaz, pero en su imperceptible segundo dejo claro que ninguno cumpliría su palabra, que sin importar la lejanía algo los ataría al otro, que algún día conocerían el final… juntos.



Desperté atónito, confundido, estaba en mi cama. Cerré los ojos y continué durmiendo, soñé algo muy extraño: seguía un camino blanco casi corriendo pues los gritos aullaban a mi alrededor, sin embargo estaban dentro de mí, comenzaba a escuchar el salpicar de agua, ¿agua?, en mis pies, dubitativo volteé a verlos y era sangre, hasta ese momento me di cuenta que vestía una bata de hospital y que iba descalzo. Resbalé y al alzar la mirada pude ver un rostro que esclarecía, y decía mi nombre… Entonces desperté…

- …despierta… se hace tarde…

- ¿Para?

Aún no veía su rostro. Era una voz de mujer, dulce.

- Me tengo que ir...

- Gracias, supongo

Entonces abrí mis ojos. Me quedé mudo, era ella. No supe que decir, se escuchaban truenos y el golpear de las gotas contra todo objeto que se les interpusiera en su camino, la única ventana abierta dejaba ver el relámpago continuo que iluminaba la casa entera. Regresé la mirada y ella seguía ahí, vendándome, hasta ese momento mi pierna comenzó a dolerme, traté de incorporarme.

- ¡No! Te vas a lastimar, con cuidado, ven te ayudo.

Sujetó mi torso y ayudándome a sentarme en la cabecera de mi cama, murmuraba frases inconcebibles. Comenzó a buscar algo.

- ...fantasmas… …no debí…

Por algún motivo me decidí y sin pensar mucho le propuse quedarse, insistí en que era lo mejor, que viera el clima. Le hablaba como si la conociese de toda la vida, bueno esa parte podía ser cierta. Ella me decía que no, entonces un relámpago ilumino la casa y al sonar de su trueno la casa se quedó sin luz. Aceptó a quedarse mientras buscaba velas en las alacenas. Después de colocar una en cada habitación en la que era necesario, tomó una última y la puso en el buró, se sentó en el sofá de mi cuarto y con la tenue luz comenzó a buscar algo.

- Gracias por todo…

- No hay de que, no te preocupes…

- Solo una pregunta, ¿cómo me encontraste?

- Exactamente no sé…

Entonces, quizá fue la falta de luz o el fuerte café que había preparado lo que nos impedía dormir o quizá algo más, el reloj de pared marcó el comienzo de la segunda hora del día; la oscuridad afuera era absoluta y la iluminación de las calles nula; la melodía que interpretaba duraba unos segundos, los suficientes para que me diese cuenta que llevábamos horas hablando de… todo, desde viejas historias, música, cualquier cosa que hizo parecer que por un momento un fragmento del tiempo desapareció como si nunca hubiese terminado lo nuestro, reíamos y cruzaba miradas sin miedo alguno, algunas con respuesta y otras no, entonces la duda terminó con ella y de improvisto lanzó al aire una pregunta totalmente inesperada…

- …¿recuerdas lo que concluimos de los fantasmas aquella vez?

No es que no recordará, lo que sucede es que no entendí por qué lo preguntaba, así que respondí con el tono más normal y despreocupado que pude entonar.

- Creo… quedamos que siempre regresan, que si no se han ido es por qué no quieren, que algo los hace quedarse, quizá se divierten estando aquí o que en realidad lo que hacen es esperar a que algo suceda… -la verdad no supe como continuar y mientras fingía humedecer mis labios ella interrumpió.

- Entonces soy tu fantasma y tú eres el mío. No me puedo ir, siempre algo me trae de vuelta, no sé qué sea… creo que puede ser…

Y entonces al unísono resolvimos murmurar la misma frase, como en aquellos días en los que uno terminaba la frase del otro, pero esta vez sin la necesidad de siquiera comenzarla, tampoco me había percatado que en algún momento de la conversación mi dolor había desaparecido y ella había cambiado su lugar, ahora sentada en flor de loto en frente de mí en la misma cama sin tender con almohadas y sábanas revueltas por toda su superficie. Entonces cruzamos miradas, esta vez el mundo se silenció, miré sus labios y ella los míos, regrese a sus ojos y entonces me acerqué ella hizo lo propio, cerré mis ojos y dejé mi alma abierta y desnuda ella entró y sentí que estaba en la misma posición, besé sus labios con mucha suavidad…

No sé cuánto tiempo duramos así, pero entonces volvimos a vernos directo a los ojos y repetimos la frase, esta vez no fue un murmullo del corazón sino un grito que escapó y nadie pudo callar…

“…que te amo…”

LORD BASTIAN

Perdón por la tardanza, pero como siempre espero les haya gustado, compartan, comenten, difundan. De momento me despido, les deseo lo mejor y que tengan una linda semana.
@S_E_B_S
ask.fm/LordBastian 


30 de marzo de 2014

Quisiera

Quisiera

Quisiera desaparecer el insomnio
y así poder dormir
Quisiera dormir hasta el alba
sin que tu imagen me despierte

Quisiera borrar mis recuerdos
pero sin borrarte a ti de ellos
Quisiera escribir mi historia
sin que seas tú un personaje principal

Quisiera continuar el camino
mas perdido estoy
Quisiera regresar al principio
sin esperar un final

Quisiera pensar en ti
pero no en lo mucho que quiero besarte
Quisiera gritar tu nombre
sin que el eco de nuestro pasado lo calle

Quisiera no mentirte
y decirte lo mucho que te extraño
Quisiera no mentirme
y correr a tus brazos…

…pero…

…quisiera no tener miedo
y ser tu caballero medieval, una vez más
Quisiera ver tus ojos
sin querer escapar y voltear la mirada

Quisiera fueras mi musa
y que escuchases lo que en mi inspiras
Quisiera cantar una canción al aire
sin esperar tus oídos la escuchen

Quisiera quererte
y hacerte feliz
Quisiera estar a tu lado
sin que ello te lastime


Lord Bastian

Sé que quizá no sea el mejor poema, y que parezca incompleto, y pues por lo menos la segunda es cierta, pretendo escribir más pero no he tenido tiempo de momento esto será todo y además faltan unas últimas estrofas que de momento no estén terminadas. Espero les haya gustado y no se sientan del todo identificados.

Les deseo lo mejor y pues compartan este poema, les agradeceré.
Recuerden que pueden seguirme en Twitter soy @S_E_B_S
Hasta pronto.

1 de marzo de 2014

Lady Marek III

Bienvenidos a "Crazy Little Things"

Lady Marek III


…¿Será esta la última vez que escriba algo acerca de ti miladi? Yo mismo soy capaz de responder esta vez, y no, no será la última vez que inspires en este bardo, ahora sin musa, y aunque esta historia se compuso de tres partes para el público que lo lee además de tu persona, por supuesto… Debes saber que nunca planee ninguna de las tres, las escribí al tiempo que las sentí. …que hubo muchos textos que nunca publiqué, que seguirán en hojas esperando… algunos que solo tú leíste, y en ellos había mucho que jamás hubiera querido alguien más leyera, solo tú. Sigo escribiendo pensando en ti, no lo niego, algunas cosas resultan interesantes otras resultan románticas y que decir de aquellas que resultan tristes, o que reflejan enojo mas no te preocupes es enojo a mí persona, a ti siempre te querré, y aunque nadie pueda entender nuestra historia, siempre tendrás un lugar en mi memoria, en mi corazón, para ser más romántico. Me disculpo de antemano por no escribir con gran léxico o con mejor redacción, se debe a que lo que necesito decir debo escribirlo con rapidez para no olvidar y claro después reviso, ya sabes para no decir cosas que no queremos todos se enteren, ya tu leíste palabras escritas directamente de lo que pensaba y algunas eran, bueno tú ya sabes cómo son, solo para ti. 

Regresaré contigo L. M., repito eres única y lo serás, de momento es un final el que impusimos, pero estaré gustoso esperando un nuevo capítulo, en el cual tú y yo seamos los personajes principales de nueva cuenta y vivamos más aventuras, si esperaré esas nuevas líneas; y aunque me pediste imposibles, espero algún día ser capaz de cumplirlos, sin resultar herido o herir a alguien más; por lo mientras y después de mucho pensarlo concluí lo que tú ya habías dicho, he de reconocer que siempre sabes que hacer y lo sabes antes que yo, necesitaré un tiempo para poder volver a verte y disfrutar de tu hermosa sonrisa sin que ello me traiga cierto sufrimiento, disfrutar de tu presencia y quizá con ello regresar a un punto del pasado cuando disfrutábamos nuestra mutua compañía, te disculpo me perdones si en este periodo no sé cómo actuar.

Rogaré a todos que culpen a mi persona por lo sucedido, si nos remitimos al más lejano pasado, lo es. Pero en fin, Lady Marek, eres una persona muy especial y aunque de momento no pueda seguir a tu lado, recuerda que Lord Bastian te protegerá, si así lo deseas, y tratará de hacerte sonreír, basta con que lo pidas. Espero algún día poder volver a besar tus labios, tomar tu mano, hacerte sonreír, abrazarte y ser tu caballero quien te protegerá.

No me despido, te agradezco por todo, por los que me enseñaste, lo que vivimos y fuimos. Esperaré, sabes eso te esperaré y por ello no habrá un punto final, quiero escribir la siguiente parte, y aunque del futuro no sabemos nada ya ves nunca esperé encontrarte ni siquiera enamorarme de ti y poder besarte, pero sucedió así que dejemos que el tiempo haga su trabajo. Miladi te quiero mucho…

Lord Bastian